Lolita: El arte de ser un pervertido

Lolita me persigue ¿Saben como se llama la perra de mi casera? ¿No? Lola, pero le dicen Lolita. No acaba, a la perra de mi vecina también le dicen Lolita, y la avenida donde camino se llama Hazel(el apellido de Lolita en la novela es Haze). Hace falta que cuando me cuelgue empiece a decir: “Lolita, luz de mi vida, fuego de mis entrañas… bla bla bla”. Es entonces cuando vengo aquí, para hablarles sobre el magnum opus de Nabokov. Para que entonces mi pacto con Lolita se cumpla; y detenga sus abyectos planes contra mí.

HUMBERT HUMBERT

Humbert  Humbert.jpg

Lolita es una novela que se ha quedado conmigo. Aunque hubiera dejado a un lado la novela por los soliloquios y los cuelgues constantes que me metía, hubo un tiempo en que sentí remordimiento y volví hasta terminarla. Lo que de verdad me atrajo esa segunda vuelta era el protagonista Humbert Humbert(que no soy gay). Humbert es capaz de violar a niñas, de darle motes despectivos a todos, de endulzar los momentos más turbios, y aun así logra seducirte hasta enamorarte.

Me refiero que Humbert a pesar de ser un violador y un descarado; lo que lo torna en un ser tan apreciado es la manera minuciosa con que describe sus adversidades. Lo colma de metáforas, sarcasmo , juego de palabras, figuras literarias y fuerza la lengua a un nivel inconmensurable; que al final en vez de ser una simple porno pasa a ser arte.

En aquel poema Humberts exclama por Lolita, e inmortaliza en unos versos sus triunfos a la hora de tirársela en la cama. Se escucha vulgar, obsceno, y depravado —y lo es— pero Humbert lo trasciende y deifica, como una figura mitológica, una épica de amor y batallas campales, sumado a su esnobismo francés.

LO-LI-TA

Ahora. Tenemos a una simple adolescente de los años cincuenta: Es materialista, manipuladora, rubicunda, traviesa. Lo normal, crecerá, madurara y pasara a ser una madre. Hasta que se escucha un BAM y llega el catalizador Humbert.

Nabokov-Lolita-2

Humbert con sus delirios, como El Delirante que soy yo, no ve a una adolescente, no… no. Él ve a una diosa, a un amor inmortal, el fuego de sus entrañas. Y lo primero que hace es escapar con ella en una placentera odisea de moteles, restaurantes, compras; un viaje interminable por un mundo de fantasía que es no más que una pantomima falsa que corrompe la naturaleza de Lolita.

Lolita empezaba con los lloriqueo y su resignación contra los deseos sexuales de Humbert. La historia transcurre como dije anteriormente hasta que Lolita descubre el poder de su cuerpo y las recompensas a las que puede acceder mediante la manipulación de los deseos carnales de Humbert. Por consiguiente le niega a este su cuerpo, y él implorándoselo, se arrodilla ante sus pies obsequiándole dinero, comestibles, casi cualquier tipo de regaloMaterialismo.jpg que le conceda su acceso a las puertas celestiales del cuerpo de la ninfa.

De allí surge una historia de obsesión, y sobre “que de verdad es al amor”. En este caso debería sustituir la palabra amor por erotismo sin embargo se me complica porque Humbert es un vaivén que no para de moverse entre estos dos. De vez en cuando se preocupa por Lolita y salud, a veces llega a velar por su futuro. Aunque después vuelve a ser poseído por sus deseos y vuelve a ser el depravado de siempre, aunque a medida que transcurre el tiempo su obsesión se va agravando y Lolita se degrada.

Para cuando el futuro nos alcance

Nabokov lo deja claro desde las primeras paginas, no hay happy ending. Aun así tensa los últimos hilillos de la maraña, cargando las paginas de emoción en una búsqueda incesante por un serafín, por el amor inalcanzable.

Y para cuando acabé el libro quedé devastado. Las tenues palabras trazadas por Humbert en sus últimos momentos, a demás de ser salvajes, denotan el amor-obsesión que aun perdura en su vida, su obstinación por estar con su amada por la eternidad. La manera con que se despide y deja las boqueadas de tinta inmortalizadas en papel deseándole lo mejor a su amor, hasta que se sabe el verdadero y fatídico final.

Lolita Lolita

Te preguntaras delirante. ¿Sera que  Nabokov fue un violador de niñas pequeñas? ¿Un desquiciado como tú, Delirante? Estas en lo cierto, sí era un violador. Según las fuentes que he visto y los documentales, Nabovokov se informo mediante psicólogos, observaciones, periódicos, e incluso llegando  a leerse revistas para adolescentes enteras. Ahí no acaba, anotaba sus datos en unas filminas que ordenaba compulsivamente, para luego conectarlas con su intelecto e imaginación en el papel. Este ejercicio perduro por años. ¿Seguirá siendo un violador de niñas o algún reprimido? No lo creo.

Lolita es una obra reflexiva que se puede observar bajo diferentes lupas: Puede ser una historia de amor y erotismo, o una obra sobre el materialismo excesivo y la perdida de la inocencia. Es una obra maestra que sin un happy ending te vuelca en la cara un laberinto de palabras y una entrecruzijadas de emociones. Es una obra que se clavara en tu mente por quien sabe cuanto tiempo.(por mí creo que hasta lo que me reste de vida).

Delirante, no te creas esas porquerías como: Eh que te volverás violador, te tiraras a menores; roba cuna, pervertido… Que eso me lo digan a mí en mi cara. Porque con Lolita nadie juega amigo mio, y menos cuando ella te persigue… Nos vemos delirantes, que me cuelgo.

Puedes adquirir el libro pinchando la imagen.

lolita

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s