El significado de The Wall

-Si estudiabas te convertías en un ladrillo, y si no lo hacías, entonces eras un martillo-, eso decía mi padre sobre su concepción de The Wall. Para él era una especie de llamado anarquista a la juventud cuyo único mensaje era la abolición del estricto sistema educativo que se imponía en aquellos tiempos. En cierto sentido tenia razón puesto que el film y los sencillos del álbum lanzan una ardua critica hacia los profesores quienes con sus portes autoritarios y dogmáticos reprimían las opiniones del estudiante y los argumentos que exponía; quienes se atrevían a contradecirle en su mayoría terminaban siendo humillados ante sus compañeros y se le daba una severa dosis de castigo por cometer una falta de respeto ante la autoridad.

Es cierto que el film arguye lo anterior. Pero si le atribuimos solo ese significado a The Wall es como decir que 2001: La odisea del Espacio(1968) es un mero film sobre computadoras y alienígenas.

The Wall Drogas

The Wall nos escupe un tropel de escenas sin sentido que se convierte en un vaivén que se mueve en torno una odisea  surrealista y la vida de un guitarrista(Pink) que su capacidad de raciocinio y sentido de la vida van degradándose a medida que su consumo de narcótico aumenta.

Ese vaivén “onírico”, al ser deshilachado hilo por hilo encontramos la vida de ese guitarrista; cuyas vivencias pasadas padecieron de los abusos de una educación severa, la sobre protección de su madre, y la muerte de su padre. Quien luego al crecer y alcanzar el éxito como guitarrista dispone de sus riquezas para formarse una vida materialista llena de placeres. Pero al no poder saciar ese vació que le carcome por dentro, cae en las drogas y  emprende una lucha introspectiva contra su subconsciente para ver quien es el que toma el mando. Su subconsciente se convierte en The Wall.

The Wall Materialismo

The Wall es eso, una barrera que nos impide salir de nuestro estado estupefaciente, de embobamiento. Es el producto de una sucesión de pequeñas dosis de placer que utilizamos para socavar una depresión severa que se acumulan a lo largo para embobarnos y hacernos miopes ante la degradación continua que nos consume.

Con cada compra que hacemos -ese típico, esto me hará sentir mejor, debo comprarlo-, con el desenchufe mediante el entretenimiento(cine, libros de ficción), el sexo, la acumulación de riquezas. Esos intentos por llenar ese vació pasan a ser los ladrillos de The Wall, fortaleciéndole; quienes se percaten su presencia se darán cuenta de la gran muralla privada que han erigido, y una lucha interna  se librara en ellos mismos. La lucha por la liberación, la catarsis. 

Ya dependerá de lo obstinado que estemos  por derribar cada uno de los ladrillos que nos impusimos, y del tamaño con que ya halla crecido la muralla. Podrá ser un conflicto que se extienda por años, y a lo largo muchos se darán por vencidos y escogerán la ruta fácil al recaer otra vez en sus adicciones. Pero quien hace estremecer la muralla y torna los ladrillos hasta insignes partículas de polvo, aunque ya malherido y no tan cuerdo, es quien podrá ver un nuevo sol nacer del horizonte de su vida, y podrá dotarla de un nuevo sentido y vivirla por lo que le resta.

Es pues, mis delirantes. Que The Wall son nuestros problemas personales, aquellos peñascos que nos obstaculizan continuar con nuestra vida, y nos dejan entumecidos como el pobre Pink. Se despide El Moribundo, hoy no me cuelgo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s